Zonificación

Pulsa un recuadro para descargar un pdf detallado de la zona.

DO Penedès Subzonas Descargar PDF D-14 Descargar PDF B-14 Descargar PDF C-13 Descargar PDF G-13 Descargar PDF F-13 Descargar PDF E-13 Descargar PDF D-13 Descargar PDF H-13 Descargar PDF B-12 Descargar PDF C-12 Descargar PDF G-12 Descargar PDF F-12 Descargar PDF E-12 Descargar PDF D-12 Descargar PDF J-12 Descargar PDF I-12 Descargar PDF H-12 Descargar PDF B-11 Descargar PDF C-11 Descargar PDF G-11 Descargar PDF F-11 Descargar PDF E-11 Descargar PDF D-11 Descargar PDF K-11 Descargar PDF J-11 Descargar PDF I-11 Descargar PDF H-11 Descargar PDF B-10 Descargar PDF C-10 Descargar PDF G-10 Descargar PDF F-10 Descargar PDF E-10 Descargar PDF D-10 Descargar PDF K-10 Descargar PDF J-10 Descargar PDF I-10 Descargar PDF H-10 Descargar PDF C-09 Descargar PDF G-09 Descargar PDF F-09 Descargar PDF E-09 Descargar PDF D-09 Descargar PDF L-09 Descargar PDF K-09 Descargar PDF J-09 Descargar PDF I-09 Descargar PDF H-09 Descargar PDF A-09 Descargar PDF B-09 Descargar PDF C-08 Descargar PDF G-08 Descargar PDF F-08 Descargar PDF E-08 Descargar PDF D-08 Descargar PDF L-08 Descargar PDF K-08 Descargar PDF J-08 Descargar PDF I-08 Descargar PDF H-08 Descargar PDF A-08 Descargar PDF B-08 Descargar PDF C-07 Descargar PDF G-07 Descargar PDF F-07 Descargar PDF E-07 Descargar PDF D-07 Descargar PDF L-07 Descargar PDF K-07 Descargar PDF J-07 Descargar PDF I-07 Descargar PDF H-07 Descargar PDF C-06 Descargar PDF G-06 Descargar PDF F-06 Descargar PDF E-06 Descargar PDF D-06 Descargar PDF L-06 Descargar PDF K-06 Descargar PDF J-06 Descargar PDF I-06 Descargar PDF H-06 Descargar PDF A-07 Descargar PDF B-07 Descargar PDF B-06 Descargar PDF M-05 Descargar PDF G-05 Descargar PDF F-05 Descargar PDF E-05 Descargar PDF D-05 Descargar PDF L-05 Descargar PDF K-05 Descargar PDF J-05 Descargar PDF I-05 Descargar PDF H-05 Descargar PDF G-04 Descargar PDF F-04 Descargar PDF E-04 Descargar PDF D-04 Descargar PDF L-04 Descargar PDF K-04 Descargar PDF J-04 Descargar PDF I-04 Descargar PDF H-04 Descargar PDF G-03 Descargar PDF F-03 Descargar PDF E-03 Descargar PDF D-03 Descargar PDF L-03 Descargar PDF K-03 Descargar PDF J-03 Descargar PDF I-03 Descargar PDF H-03 Descargar PDF I-01 Descargar PDF L-02 Descargar PDF J-02 Descargar PDF I-02 Descargar PDF H-02
Alts d'Ancosa
Conca del Foix
Costers de l'Anoia
Costers de Lavernó
Costers del Montmell
Marina del Garraf
Massis del Garraf
Muntanyes d'Ordal
Turons de Vilafranca
Vall Bitlles-Anoia
Zonificación DO Penedès

Descripción de las zonas

ALTS D'ANCOSA

Las condiciones climáticas: la zona es más fría, tiene una temperatura anual media de 11-14 ° C. La precipitación es de 600-650 mm / año. Según la integral térmica de Winkler-Amerine la mayor parte de la zona está dentro de la Región III, exceptuando las zonas más elevadas que estarían dentro de la Región II y muy excepcionalmente la Región I.

Esta zona está ubicada sobre materiales del Triásico, relativamente poco resistentes. La erosión de los cuales ha formado el paisaje actual y ha servido de zona fuente para material aluvial de las zonas situadas a cota inferior.

Los suelos ocupados por la viña en esta unidad situados en la ladera de pendiente moderada y alta son, en general, poco profundos, con muy poco desarrollo edáfico y con margas y lutitas como material subyacente.

En las partes bajas de las laderas, de menos pendiente, encontramos suelos profundos o muy profundos, con gravas muy variables, y con desarrollo edáfico incipiente que ha dado lugar a la acumulación de carbonatos secundarios, en forma de nódulos o pseudomicelios.

CONCA DE FOIX

Las condiciones climáticas: la zona tiene una temperatura anual media de 15-16 ° C. La precipitación tiene un gradiente que aumenta de sureste a noreste, siendo en las zonas más próximas a la zona de Tarragona de 500-550 mm / año y en las zonas más interiores, a los pies del Macizo del Gaià de 600 mm / año. Según la integral térmica de Winkler-Amerine la zona está dentro de la Región IV.

El paisaje actual de esta unidad se ha formado por inversión del relieve. Hace unos miles de años esta área funcionaba como área de acumulación de los sedimentos aportados por los arroyos provenientes del bloque de Bonastre y el Macizo del Gaià. La zona tendría el aspecto de una extensa llanura donde se acumulaban los sedimentos.

Gran parte de los suelos actuales se han desarrollado directamente a partir de estos sedimentos. Mediante procesos edafogénicos, se formaron horizontes endurecidos por acumulación de carbonato cálcico (petrocálcico). Por encaje de la red de drenaje estas áreas han quedado elevadas, dando lugar al paisaje de relieve suave y colinas que conozcamos en la actualidad.

Los suelos que encuentran en esta zona tienen como material originario estos sedimentos originarios del Macizo y que han sido transportados por los arroyos que atraviesan la Plana.

Los suelos desarrollados sobre estos sedimentos presentan diferentes grados de pedregosidad y de acumulación de carbonato cálcico, en forma de nódulos, rizoconcreciones (ocupando el espacio de las antiguas raíces de las plantas) o acumulaciones generalizadas.

Estas acumulaciones son más abundantes y llegan a formar un cemento en las partes altas del paisaje, generando el relieve de colinas y plataformas.

En las laderas donde la pendiente es más fuerte, los procesos erosivos han sido más intensos y los suelos que encontramos son mucho más jóvenes, menos evolucionados y desarrollados directamente sobre las calizas y lutitas.

COSTERS DE L'ANOIA

Las condiciones climáticas: la zona tiene una temperatura anual media de 14-16 ° C. La precipitación es de 600-650 mm / año. Según la integral térmica de Winkler-Amerine la mayor parte de la zona está dentro de la Región IV, exceptuando las zonas más elevadas que estarían dentro de la Región III.

Esta unidad agrupa desde las zonas orientales del macizo del Gaià, con pizarras del Cambroordoviciano y Ordovícico y granitos del Carbonífero-Pérmico. Ambos materiales son duros y confieren una gran resistencia al relieve de esta parte de la unidad.

Por debajo de este relieve encontramos el “peudemont” de la depresión del Penedès, formado por la coalescencia de los conos de deyección a los pies de los relieves montañosos de este macizo del Gaià. Los materiales están formados por sedimentos cuaternarios, principalmente pizarras y granitos procedentes de esta área oriental del macizo del Gaià.

En la zona baja de la unidad encontramos los relieves ondulados disectados, unidad fisiográfica constituida por los relieves resultantes de la erosión del material sedimentario procedente de la coalescencia de los conos de deyección más distales, procedentes de los relieves montañosos actuales. En este caso los materiales están constituidos por sedimentos cuaternarios poligénicos (pizarras y calizas) sobrepuestos en algunos puntos al Terciario. Toda la unidad está atravesada por redes de barrancos que se han abierto paso debido a la poca resistencia que presentan estos sedimentos cuando no se han llegado a consolidar.

Los suelos que están en la zona varían de oeste a este, tal como vamos apartándonos del macizo del Gaià.

En la zona del macizo, donde la superficie agrícola es poca, y el “peudemont” inmediato, encontramos suelos con abundancia de gravas, de naturaleza metamórfica (pizarras) y de origen aluvial-coluvial. Encontramos suelos muy desarrollados, que han sufrido procesos de edafogénesis, con acumulaciones de carbonatos y abundancia de elementos gruesos. En la zona del “peudemont” ocupan las zonas planas (plataformas residuales) que quedan entre las disecciones de los barrancos.

En el área más distal del macizo, en la zona del relieve disectado, los suelos son más variados, sobre todo encontramos suelos poco desarrollados, someros o poco profundos, que se han formado sobre las margas allí donde la erosión ha sido más intensa. En las zonas no erosionadas de los conos de deyección podemos encontrar suelos más desarrollados, gran parte de los cuales se han desarrollado directamente a partir de estos sedimentos. Mediante procesos edafogénicos, se formaron horizontes endurecidos por acumulación de carbonato cálcico (petrocálcico). Por encaje de la red de drenaje estas áreas han quedado elevadas, dando lugar al paisaje de relieve suave y colinas que conocemos en la actualidad.

Los suelos que se encuentran en esta zona tienen como material originario estos sedimentos originarios del Macizo y que han sido transportados por los arroyos que atraviesan la Plana.

Los suelos desarrollados sobre este sedimentos presentan diferentes grados de pedregosidad y de acumulación de carbonato cálcico, en forma de nódulos, rizoconcreciones (ocupando el espacio de las antiguas raíces de las plantas) o acumulaciones generalizadas.

Estas acumulaciones son más abundantes y llegan a formar un cemento en las partes altas del paisaje, generando el relieve de colinas y plataformas.

COSTERS DE LAVERNÓ

Las condiciones climáticas: la zona tiene una temperatura anual media de 14-15 ° C. La precipitación tiene un gradiente que aumenta de sur a norte, siendo en las zonas más cercanas al macizo del Garraf de 550-600 mm / año y en las zonas más interiores, a los pies del Macizo del Gaià de 650 mm / año. Según la integral térmica de Winkler-Amerine la mayor parte de la zona está dentro de la Región IV, exceptuando las zonas más elevadas que estarían dentro de la Región III. Esta zona está constituida principalmente por los relieves ondulados resultantes de la erosión del material sedimentario proveniente de la coalescencia de los conos de deyección al pie de los relieves montañosos actuales y del Mioceno.

Los materiales están constituidos por materiales cuaternarios sobrepuestos en algunos puntos a los del Terciario. Estos materiales del Terciario son básicamente areniscas y margas.

Toda la unidad está atravesada por redes de barrancos que se han ido abriendo paso debido a la poca resistencia que presentan los sedimentos cuando no han llegado a consolidar. Al tratarse de materiales blandos y poco consolidados, tanto los depósitos cuaternarios como los del Terciario, los procesos erosivos han sido importantes. Gran parte de los suelos presentes en la zona son relativamente jóvenes y con poco desarrollo edáfico, formados directamente sobre las margas.

Generalmente son suelos someros o poco profundos, pero que todavía están afectados por procesos erosivos. En las áreas más estables del relieve, han persistido los depósitos del Cuaternario, formándose suelos con mayor desarrollo edáfico, y así, mediante procesos edafogénicos, se formaron horizontes endurecidos por acumulación de carbonato cálcico (petrocálcico). Por encaje de la red de drenaje estas áreas han quedado elevadas, dando lugar al paisaje de relieve suave y colinas que conocemos en la actualidad. Los suelos que se encuentran en esta zona tienen como material originario estos sedimentos originarios del Macizo y que han sido transportados por los arroyos que atraviesan la Plana. Los suelos desarrollados sobre este sedimentos presentan diferentes grados de pedregosidad y de acumulación de carbonato cálcico, en forma de nódulos, rizoconcreciones (ocupando el espacio de las antiguas raíces de las plantas) o acumulaciones generalizadas. Estas acumulaciones son más abundantes y llegan a formar un cemento a las partes altas del paisaje, generando el relieve de colinas y plataformas.

COSTERS DEL MONTMELL

Las condiciones climáticas: Es una zona muy variada climáticamente. la zona tiene una temperatura anual media que va entre 13-16 ° C. La precipitación tiene un gradiente que aumenta de sur a norte, siendo en las zonas más próximas al mar 500-550 mm / año y en las zonas más interiores, a los pies del Macizo del Gaià de 650 mm / año. Según la integral térmica de Winkler-Amerine la mayor parte de la zona está dentro de la Región IV, exceptuando las zonas más elevadas que estarían dentro de la Región III y muy excepcionalmente en la Región II.

Aunque esta zona es extensa, ocupa grandes extensiones de sierras con relieve abrupto. El cultivo de la vid se concentra en la unidad fisiográfica del “peudemont” situada al pie de la cordillera.

Esta unidad está formada por la coalescencia de los diferentes conos aluviales, los materiales de los que provienen del bloque de bonastre y del Macizo del Gaià.

En estos materiales de los conos aluviales han desarrollado suelos relativamente antiguos que han sufrido procesos edafogénicos y presentan acumulaciones de carbonatos, en forma de nódulos y rizoconcreciones e incluso formando un horizonte cementado (petrocálcico).

En las laderas y colinas aparecen suelos desarrollados sobre margas o calizas. Son suelos poco o moderadamente profundos, relativamente jóvenes, por la continua erosión. En el fondo encontramos suelos muy profundos, con mucha variabilidad en lo que respecta al contenido de elementos gruesos y con acumulaciones secundarias de carbonato cálcico.

MARINA DEL GARRAF

Las condiciones climáticas: la zona tiene una clara influencia marítima, temperatura anual media de 16-17 ° C. La precipitación es de 500-550 mm / año. Según la integral térmica de Winkler-Amerine la mayor parte de la zona está dentro de la Región IV, exceptuando las zonas más cercanas a la costa que estarían en la Región V. Unidad formada por la coalescencia de los conos de deyección al pie del Macizo del Garraf. Los materiales que forman esta unidad están constituidos por sedimentos cuaternarios, predominantemente gravas calizas procedentes del bloque de Bonastre y del Macizo del Garraf. En estos materiales de los conos aluviales han desarrollado suelos relativamente antiguos que han sufrido procesos edafogénicos y presentan acumulaciones de carbonatos, en forma de nódulos y rizoconcrecions e incluso formando un horizonte cimentado (petrocálcico). La viña se cultiva principalmente en las laderas suaves (<20% pendiente). Los suelos van de someros (aquellos en los que se ha desarrollado un horizonte petrocálcico) a moderadamente profundos y profundos, que son aquellos que presentan acumulaciones secundarias de carbonatos pero que no han llegado a formar un horizonte cimentado.

MASSÍS DEL GARRAF

Las condiciones climáticas: la zona tiene una temperatura anual media de 14-15 ° C. La precipitación tiene un gradiente que aumenta de sur a norte, siendo en las zonas más cercanas al macizo del Garraf de 550-600 mm / año y en las zonas más interiores, a los pies del Macizo del Gaià de 650 mm / año. Según la integral térmica de Winkler-Amerine la mayor parte de la zona está dentro de la Región IV, exceptuando las zonas más elevadas que estarían dentro de la Región III.

Esta unidad está constituida principalmente por materiales del Cretácico, en concreto calizas, margas y dolomías. Estos materiales son muy ricos en carbonatos, lo que da lugar a suelos con un alto contenido en carbonatos.

Las áreas agrícolas de esta zona se concentran en laderas abancaladas y en pequeños fondos y al pie de montañas con acumulación de material coluvial.

En las zonas con más pendiente encontramos suelos someros y poco desarrollados. Se han formado sobre margas o calizas.

En las partes bajas de las laderas, con menos pendiente, y los fondos encontramos suelos formados por acumulaciones de materiales de erosión de las partes altas de las laderas. Son suelos profundos o muy profundos, exceptuando aquellos en los que se ha desarrollado un horizonte petrocálcico. En general son suelos con cierto desarrollo edáfico, que presentan acumulaciones de carbonatos secundarios, en forma de nódulos, rizoconcreciones e incluso formando un horizonte cimentado (petrocálcico).

MUNTANYES D'ORDAL

Esta unidad está constituida principalmente por materiales del Cretácico, en concreto calizas, margas y dolomías. Estos materiales son muy ricos en carbonatos, lo que da lugar a suelos con un alto contenido en carbonatos.

Las áreas agrícolas de esta zona se concentran al pie del macizo montañoso, en su contacto con los “Turons de Vilafranca”, los pies de montaña con acumulación de material coluvial.

En las zonas con más pendiente encontramos suelos someros y poco desarrollados. Se han formado sobre margas o calizas.

En las partes bajas de las laderas, con menos pendiente, y los fondos encontramos suelos formados por acumulaciones de materiales de erosión de las partes altas de las laderas. Son suelos profundos o muy profundos, exceptuando aquellos en los que se ha desarrollado un horizonte petrocálcico. En general son suelos con cierto desarrollo edáfico, que presentan acumulaciones de carbonatos secundarios, en forma de nódulos, rizoconcrecions e incluso formando un horizonte cimentado (petrocálcico).

TURONS DE VILAFRANCA

Las condiciones climáticas: la zona tiene una temperatura anual media de 14-15 °C . La precipitación tiene un gradiente que aumenta de sur a norte, siendo en las zonas mas próximas al Macizo del Garraf de 550-600 mm/año y en las zonas mas interiores, a los pies del Macizo del Gaià de 650 mm/año. Según la integral térmica de Winkler-Amerine la mayor parte de la zona está dentro de la Región IV, exceptuando las zonas mas elevadas que estarian dentro la Región III.

El paisaje actual de esta unidad se ha formado por inversión del relieve. Hace unos miles de años esta área funcionaba como área de acumulación de los sedimentos aportados por los arroyos provenientes del bloque de Bonastre y el Macizo del Gaià. La zona tendría el aspecto de una extensa llanura donde se acumulaban los sedimentos.

Gran parte de los suelos actuales se han desarrollado directamente a partir de estos sedimentos. Mediante procesos edafogénicos, se formaron horizontes endurecidos por acumulación de carbonato cálcico (petrocálcico). Por encaje de la red de drenaje estas áreas han quedado elevadas, dando lugar al paisaje de relieve suave y colinas (Turons) que conozcamos en la actualidad.

Los suelos que se encuentran en esta zona tienen como material originario estos sedimentos originarios del Macizo y que han sido transportados por los arroyos que atraviesan la Llanura (Plana).

Los suelos desarrollados sobre estos sedimentos presentan diferentes grados de pedregosidad y de acumulación de carbonato cálcico, en forma de nódulos, rizoconcreciones (ocupando el espacio de las antiguas raíces de las plantas) o acumulaciones generalizadas.

Estas acumulaciones son más abundantes y llegan a formar un cemento en las partes altas del paisaje, generando el relieve de colinas y plataformas. En las laderas donde la pendiente es más fuerte, los procesos erosivos han sido más intensos y los suelos que encontramos son mucho más jóvenes, menos evolucionados y desarrollados directamente sobre las calizas y lutitas.

VALL BITLLES-ANOIA

Unidad formada principalmente por las terrazas de diferentes niveles que se han constituido como consecuencia del encaje de estos dos cursos de agua y alguno de sus afluentes en el relieve.

En la unidad encontramos suelos de carácter fluvéntico, suelos desarrollados en las terrazas que forman los sedimentos aportados por los ríos. Estos sólo presentan un desarrollo edáfico incipiente, son relativamente jóvenes, y son profundos y con una granulometría variada, de texturas medias o moderadamente grandes (con presencia de material arenoso).

A la vertiente asociada al relieve formado por el encaje de los cursos de agua encontramos dos casuísticas. En las zonas con más pendiente, donde los procesos erosivos son más importantes, encontramos suelos desarrollados sobre las margas subyacentes, someros o poco profundos y con poco desarrollo edáfico.

Menos abundantes, pero también importantes, son los suelos formados en las laderas con menos pendientes. Son suelos profundos o muy profundos, exceptuando aquellos en los que se ha desarrollado un horizonte petrocálcico. En general son suelos con cierto desarrollo edáfico, que presentan acumulaciones de carbonatos secundarios, en forma de nódulos, rizoconcrecions e incluso formando un horizonte cimentado (petrocálcico).